Cancún.- “No sirven para una puta madre, sólo están de adorno”, en estos términos fue el reclamo de una mujer dirigiéndose a los policías que mantenían acordonada un área donde, momentos antes, dos hombres fueran ejecutados en la Región 95 y los paramédicos tardaron tanto en llegar que cuando lo hicieron sólo fue para confirmar que ya estaban muerto, señaló el portal de noticias Noticaribe 



Familiares de uno de los hombres baleados permanecieron junto a su cuerpo como intentando reanimarlo. No queda claro si los dos hombres baleados murieron inmediatamente o se desangraron por minutos que parecían interminables sin que alguien les prestara ayuda.



La policía llegó rápido al lugar, pero no tanto como para lograr detener a alguien. Sólo acordonaron la zona on cinta amarilla y mantuvieron a raya a los curiosos, pero nada más. Los paramédicos no aparecían por ningún lado. Cuando llegaron ya nada se podía hacer.

Por eso el grito de la mujer pareció el símbolo de un reclamo exaltado ante la ola de violencia que golpea a Cancún desde principios del año pasado sin que las policías, municipales, estatales o federales estén revirtiendo la tendencia de sangre que ahoga al destino. “No sirven para una puta madre, sólo están de adorno”, gritó la mujer.
Fuente: Noticaribe

Ante la violencia imparable en Cancún, la ciudadanía grita a las autoridades: “NO SIRVEN NI PARA PUTA MADRE”: 4 EJECUTADOS Y TRES BALEADOS EN CANCÚN Y PUERTO MORELOS EN UN SOLO DÍA/VIDEO




Cancún.- “No sirven para una puta madre, sólo están de adorno”, en estos términos fue el reclamo de una mujer dirigiéndose a los policías que mantenían acordonada un área donde, momentos antes, dos hombres fueran ejecutados en la Región 95 y los paramédicos tardaron tanto en llegar que cuando lo hicieron sólo fue para confirmar que ya estaban muerto, señaló el portal de noticias Noticaribe 



Familiares de uno de los hombres baleados permanecieron junto a su cuerpo como intentando reanimarlo. No queda claro si los dos hombres baleados murieron inmediatamente o se desangraron por minutos que parecían interminables sin que alguien les prestara ayuda.



La policía llegó rápido al lugar, pero no tanto como para lograr detener a alguien. Sólo acordonaron la zona on cinta amarilla y mantuvieron a raya a los curiosos, pero nada más. Los paramédicos no aparecían por ningún lado. Cuando llegaron ya nada se podía hacer.

Por eso el grito de la mujer pareció el símbolo de un reclamo exaltado ante la ola de violencia que golpea a Cancún desde principios del año pasado sin que las policías, municipales, estatales o federales estén revirtiendo la tendencia de sangre que ahoga al destino. “No sirven para una puta madre, sólo están de adorno”, gritó la mujer.
Fuente: Noticaribe

No hay comentarios.:

Publicar un comentario