Una mujer de Reynosa, Tamaulipas, obligó a su hija a vender chicles en calles de esa ciudad y subió las fotos de la reprimenda en su cuenta de Facebook, al asegurar que lo hizo para darle una lección de vida a la pequeña. 

La publicación original fue compartida durante el fin de semana y en ella se observa a una niña de entre 8 y 10 años de edad luciendo un cartel que dice "Vendo chicles para valorar lo que tengo". Además de esa foto, la menor aparece en otras imágenes con la caja de dulces y contando el dinero tras concluir la jornada laboral impuesta como castigo.



De acuerdo con la madre, la niña incurrió en conductas no antes vistas y fuera de la educación recibida hasta el momento, por lo que decidió vestirla con "sus peores ropas" y acompañarla durante la venta en medio de un intenso calor. 

Según la publicación en Facebook, la madre no se despegó en ningún momento de su hija y la venta tenía como único objetivo que la joven reflexionara sobre su conducta y sus "groserías". 



Hasta el momento se desconoce si autoridades locales han intervenido en el caso, pues algunos de los usuarios que compartieron la publicación han acusado una posible situación de abuso infantil alrededor del caso, además de las posibles secuelas emocionales que podrían presentarse en la menor de edad tras la exhibición. 
Con información de Agencias

A la niña le daban todo, nunca apreciaba lo que tenía y su madre le da esta lección de vida, para que vea lo que es ser humilde y como se ganan la vida



Una mujer de Reynosa, Tamaulipas, obligó a su hija a vender chicles en calles de esa ciudad y subió las fotos de la reprimenda en su cuenta de Facebook, al asegurar que lo hizo para darle una lección de vida a la pequeña. 

La publicación original fue compartida durante el fin de semana y en ella se observa a una niña de entre 8 y 10 años de edad luciendo un cartel que dice "Vendo chicles para valorar lo que tengo". Además de esa foto, la menor aparece en otras imágenes con la caja de dulces y contando el dinero tras concluir la jornada laboral impuesta como castigo.



De acuerdo con la madre, la niña incurrió en conductas no antes vistas y fuera de la educación recibida hasta el momento, por lo que decidió vestirla con "sus peores ropas" y acompañarla durante la venta en medio de un intenso calor. 

Según la publicación en Facebook, la madre no se despegó en ningún momento de su hija y la venta tenía como único objetivo que la joven reflexionara sobre su conducta y sus "groserías". 



Hasta el momento se desconoce si autoridades locales han intervenido en el caso, pues algunos de los usuarios que compartieron la publicación han acusado una posible situación de abuso infantil alrededor del caso, además de las posibles secuelas emocionales que podrían presentarse en la menor de edad tras la exhibición. 
Con información de Agencias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario