Los hijos de las diputadas priistas María del Refugio Ruiz Moreno y Juana Ceballos Guzmán, José Luis Coronado Ruiz y Andrea Guerrero Ceballos, respectivamente, quienes figuran en la nómina del Congreso del Estado, podrían quedarse sin "hueso".

El director de Administración y Recursos Humanos del Legislativo, Eduardo Ruelas, informó que los vástagos de las dos congresistas del PRI, a quienes se renovaba contrato cada tres meses, concluyen su relación laboral el 31 de julio.



"Al momento, hay contratos vigentes de estas dos personas, y de la mayoría del personal supernumerario, que concluyen el último de este mes", indicó el funcionario. Sin embargo, explicó que si las diputadas que tienen bajo su mando a Coronado Ruiz y Guerrero Ceballos piden que se les renueve convenio laboral, entonces los hijos de las priistas seguirán figurando en la nómina del Congreso.

MURAL publicó el 13 de julio que Ruiz Moreno tiene desde noviembre de 2015 como jefe de oficina a su hijo, Coronado Ruiz, con un sueldo bruto mensual de 41 mil 956 pesos; y la hija de Ceballos Guzmán, Guerrero Ceballos, está como asesora de la priista Martha Susana Barajas del Toro desde julio de 2017, percibiendo 24 mil 140 al mes. 



Por este hecho, las legisladoras son indagadas por presunto nepotismo que se sanciona como conflicto de interés.

Ruelas mencionó que en el Congreso no existen herramientas administrativas para detectar casos como el de las legisladoras del PRI, es decir, el empleo de parientes; esto porque, según el funcionario, la Dirección de Administración y Recursos Humanos sólo acata la petición de unidades receptoras de llevar a cabo la contratación, es decir, las oficinas de las diputadas.

"A la fecha, no existen los mecanismos como tales para identificar si dentro de los expedientes que envían como solicitudes las áreas ejecutoras, determinar propiamente si existe como tal un conflicto de interés", apuntó el directivo

Diputadas del PRI meten a sus hijos a trabajar en el Congreso para que sueldos queden en familia.



Los hijos de las diputadas priistas María del Refugio Ruiz Moreno y Juana Ceballos Guzmán, José Luis Coronado Ruiz y Andrea Guerrero Ceballos, respectivamente, quienes figuran en la nómina del Congreso del Estado, podrían quedarse sin "hueso".

El director de Administración y Recursos Humanos del Legislativo, Eduardo Ruelas, informó que los vástagos de las dos congresistas del PRI, a quienes se renovaba contrato cada tres meses, concluyen su relación laboral el 31 de julio.



"Al momento, hay contratos vigentes de estas dos personas, y de la mayoría del personal supernumerario, que concluyen el último de este mes", indicó el funcionario. Sin embargo, explicó que si las diputadas que tienen bajo su mando a Coronado Ruiz y Guerrero Ceballos piden que se les renueve convenio laboral, entonces los hijos de las priistas seguirán figurando en la nómina del Congreso.

MURAL publicó el 13 de julio que Ruiz Moreno tiene desde noviembre de 2015 como jefe de oficina a su hijo, Coronado Ruiz, con un sueldo bruto mensual de 41 mil 956 pesos; y la hija de Ceballos Guzmán, Guerrero Ceballos, está como asesora de la priista Martha Susana Barajas del Toro desde julio de 2017, percibiendo 24 mil 140 al mes. 



Por este hecho, las legisladoras son indagadas por presunto nepotismo que se sanciona como conflicto de interés.

Ruelas mencionó que en el Congreso no existen herramientas administrativas para detectar casos como el de las legisladoras del PRI, es decir, el empleo de parientes; esto porque, según el funcionario, la Dirección de Administración y Recursos Humanos sólo acata la petición de unidades receptoras de llevar a cabo la contratación, es decir, las oficinas de las diputadas.

"A la fecha, no existen los mecanismos como tales para identificar si dentro de los expedientes que envían como solicitudes las áreas ejecutoras, determinar propiamente si existe como tal un conflicto de interés", apuntó el directivo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario