En el primer caso no se diagnosticó ni atendió de manera adecuada una retinopatía, lo que provocó que el padecimiento evolucionara y perdiera la vista el paciente; en el segundo caso, se extirpó el ojo derecho, cuando se tenía que sustraer el izquierdo, ya que tenía cáncer.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una serie de recomendaciones a Tuffic Miguel Ortega, director del Instituto Mexicano del Seguro Social, por dos casos en los que la mala atención médica provocó que dos niños perdieran la vista de forma permanente.



El primer caso se dio en el Hospital General de Zona 8, en Uruapan, Michoacán, en donde la falta de diagnóstico y tratamiento oportuno de una retinopatía, provocó que está evolucionara y desembocó en la perdida de la vista del paciente.

El segundo caso se dio en el Hospital de Especialidades Número 2, de Ciudad Obregón, Sonora. En este caso, el médico que atendió a un bebé, le extirpó el ojo derecho, cuando era el izquierdo el que tenía que extraer, debido a que presentaba cáncer.



 Después tuvo que extirpar el izquierdo, lo que provocó que el bebé perdiera la vista de manera irreversible. Posterior al análisis de los dos casos, la CNDH concluyó que los médicos violentaron los derechos humanos a la protección de la salud y a la integridad física, así como el principio del interés superior de la niñez.

La CNDH recomendó al director del IMSS que se reparen de manera íntegra los daños en ambos casos, que incluyen compensación y/o indemnización justa, debida y oportuna, además de atención psicológica.

También se solicitó que se inscribieron a los dos menores de edad en el Registro Nacional de Víctimas, para que accedan, conforme su derecho, al fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral previsto en la Ley.

El IMSS deberá proporcionar atención permanente, que debe incluir tratamientos, medicamentos y terapias para que puedan desarrollar, en un futuro, habilidades que les permitan llevar una vida digna e independiente.
Con información de Mientras tanto México.

Médicos del IMSS extirpan por error ojo sano a un bebé.



En el primer caso no se diagnosticó ni atendió de manera adecuada una retinopatía, lo que provocó que el padecimiento evolucionara y perdiera la vista el paciente; en el segundo caso, se extirpó el ojo derecho, cuando se tenía que sustraer el izquierdo, ya que tenía cáncer.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una serie de recomendaciones a Tuffic Miguel Ortega, director del Instituto Mexicano del Seguro Social, por dos casos en los que la mala atención médica provocó que dos niños perdieran la vista de forma permanente.



El primer caso se dio en el Hospital General de Zona 8, en Uruapan, Michoacán, en donde la falta de diagnóstico y tratamiento oportuno de una retinopatía, provocó que está evolucionara y desembocó en la perdida de la vista del paciente.

El segundo caso se dio en el Hospital de Especialidades Número 2, de Ciudad Obregón, Sonora. En este caso, el médico que atendió a un bebé, le extirpó el ojo derecho, cuando era el izquierdo el que tenía que extraer, debido a que presentaba cáncer.



 Después tuvo que extirpar el izquierdo, lo que provocó que el bebé perdiera la vista de manera irreversible. Posterior al análisis de los dos casos, la CNDH concluyó que los médicos violentaron los derechos humanos a la protección de la salud y a la integridad física, así como el principio del interés superior de la niñez.

La CNDH recomendó al director del IMSS que se reparen de manera íntegra los daños en ambos casos, que incluyen compensación y/o indemnización justa, debida y oportuna, además de atención psicológica.

También se solicitó que se inscribieron a los dos menores de edad en el Registro Nacional de Víctimas, para que accedan, conforme su derecho, al fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral previsto en la Ley.

El IMSS deberá proporcionar atención permanente, que debe incluir tratamientos, medicamentos y terapias para que puedan desarrollar, en un futuro, habilidades que les permitan llevar una vida digna e independiente.
Con información de Mientras tanto México.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario