Amanda Haye. Imagen, Fort Bend County Sheriff's Office
Amanda Perry Hayes, de 46 años, fue condenada por ayudar a su esposo a deshacerse del cuerpo desmembrado de su ex novia. Según medios locales, la mujer y su esposo, Grant Hayes, intentaron disolver el cuerpo de Laura Ackerson en ácido; sin embargo no pudieron y lanzaron los restos a un arroyo en Texas.



 "Cuando eso no funcionó, tomaron un bote en Oyster Creek y arrojaron las partes del cuerpo de Laura al agua con la esperanza de que los cocodrilos se comieran sus restos", dijo el asistente del fiscal de distrito en un comunicado. Amanda y Grant habían sido sentenciados por asesinato en primer grado; sin embargo, esta última condena, agrega 20 años de prisión a los 16 que la mujer tenía como sentencia.



Fue así como los fiscales del condado de Fort Bend, de Texas, dijeron en un comunicado de prensa que Amanda fue declarada culpable de falsificación de pruebas. Durante el juicio, Amanda testificó que no mató a Laura y que ayudó a su esposo porque la amenazó de muerte.

Grant, por su parte, ya está cumpliendo su sentencia a cadena perpetua sin libertad condicional en Carolina del Norte. Los fiscales aseguran que Laura era una mujer “independiente y siempre feliz”; madre de dos niños y que comenzaba con dos negocios de diseño gráfico en el momento de su muerte.
Fuente: Agencias

Amanda desmembró el cuerpo de la novia de su esposo e intento alimentar a los cocodrilos



Amanda Haye. Imagen, Fort Bend County Sheriff's Office
Amanda Perry Hayes, de 46 años, fue condenada por ayudar a su esposo a deshacerse del cuerpo desmembrado de su ex novia. Según medios locales, la mujer y su esposo, Grant Hayes, intentaron disolver el cuerpo de Laura Ackerson en ácido; sin embargo no pudieron y lanzaron los restos a un arroyo en Texas.



 "Cuando eso no funcionó, tomaron un bote en Oyster Creek y arrojaron las partes del cuerpo de Laura al agua con la esperanza de que los cocodrilos se comieran sus restos", dijo el asistente del fiscal de distrito en un comunicado. Amanda y Grant habían sido sentenciados por asesinato en primer grado; sin embargo, esta última condena, agrega 20 años de prisión a los 16 que la mujer tenía como sentencia.



Fue así como los fiscales del condado de Fort Bend, de Texas, dijeron en un comunicado de prensa que Amanda fue declarada culpable de falsificación de pruebas. Durante el juicio, Amanda testificó que no mató a Laura y que ayudó a su esposo porque la amenazó de muerte.

Grant, por su parte, ya está cumpliendo su sentencia a cadena perpetua sin libertad condicional en Carolina del Norte. Los fiscales aseguran que Laura era una mujer “independiente y siempre feliz”; madre de dos niños y que comenzaba con dos negocios de diseño gráfico en el momento de su muerte.
Fuente: Agencias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario