Una indignante bola de irregularidades está quedando al descubierto con la llegada de Morena al Senado de la República. Asesores duplicados, plazas inexistentes, plazas para familiares y amigos, hasta 10 asesores por legislador, liquidaciones y recontrataciones automáticas.

De julio a la fecha se liquidó en el Senado a más de mil 600 asesores, funcionarios, así como secretarios y asistentes de legisladores con un costo de más de 250 millones de pesos. Se esperan más bajas en los próximos días, ya que algunos mandos medios y altos se han apuntado, ante el inminente recorte de personal en esa cámara anunciado por Morena.



Los liquidados son el personal que cada seis años es dado de baja de la nómina, ya que los nuevos senadores llegarán con su propio equipo a partir de septiembre. Fueron indemnizados conforme al sueldo y las prestaciones que ahora tienen.

En el segundo trimestre de este año el pago de la nómina de personal del Senado fue de más de mil 700 millones de pesos. De ellos, 223 millones correspondieron a las dietas de los 128 legisladores y 458 funcionarios, y más de 774 millones para cubrir las remuneraciones de mil 329 asesores.



Es decir, había ¡más de 10 asesores para cada legislador!

De enero a julio de 2018, el Senado erogó casi 108 millones de pesos para estímulos a servidores públicos de mando, así como más de 59 millones de pesos para estímulos a personal de confianza. Otros 31 millones para remuneraciones adicionales y especiales.

A finales de julio y principios de este mes se liquidó a mil 400 asesores y personal que laboraba al servicio de los senadores salientes y en días recientes a 250 funcionarios de nivel medio y empleados que cobraban por honorarios.

La pretensión del grupo de Morena es reducir la gruesa plantilla de funcionarios que hasta antes del recorte era de 458, misma que fue creciendo en las pasadas legislaturas, pues incluso se crearon plazas para amigos y familiares de los presidentes en turno del Senado, muchos de ellos aviadores.

Ha habido casos como el del titular de Servicios Médicos, Juan Francisco Omaña Villa, quien lleva más de cuatro legislaturas en ese cargo y ha sido liquidado en dos ocasiones, pero recontratado de inmediato. El 31 de agosto de 2011 el Senado le otorgó 5 millones de pesos como indemnización por su baja, pero se le volvió a contratar días después, el 8 de septiembre de ese año, en el mismo cargo.

Hay duplicidad de funciones, jefes sin trabajadores a cargo y personal que nadie conoce, porque poco se presenta a laborar, como es el caso de la responsable de síntesis en el área de comunicación social.

Hay una dirección de imagen y contenidos y dos subdirecciones: una de imagen y otra de contenido. El coordinador de Morena, Ricardo Monreal, y el próximo presidente del Senado, Martí Batres, anunciaron que se acabarán los excesos y las plazas que no sean necesarias serán canceladas.
Vía: noticiaszmg.com

El cochinero de los senadores: 10 asesores cada uno, plazas duplicadas, bonos, aviadores...



Una indignante bola de irregularidades está quedando al descubierto con la llegada de Morena al Senado de la República. Asesores duplicados, plazas inexistentes, plazas para familiares y amigos, hasta 10 asesores por legislador, liquidaciones y recontrataciones automáticas.

De julio a la fecha se liquidó en el Senado a más de mil 600 asesores, funcionarios, así como secretarios y asistentes de legisladores con un costo de más de 250 millones de pesos. Se esperan más bajas en los próximos días, ya que algunos mandos medios y altos se han apuntado, ante el inminente recorte de personal en esa cámara anunciado por Morena.



Los liquidados son el personal que cada seis años es dado de baja de la nómina, ya que los nuevos senadores llegarán con su propio equipo a partir de septiembre. Fueron indemnizados conforme al sueldo y las prestaciones que ahora tienen.

En el segundo trimestre de este año el pago de la nómina de personal del Senado fue de más de mil 700 millones de pesos. De ellos, 223 millones correspondieron a las dietas de los 128 legisladores y 458 funcionarios, y más de 774 millones para cubrir las remuneraciones de mil 329 asesores.



Es decir, había ¡más de 10 asesores para cada legislador!

De enero a julio de 2018, el Senado erogó casi 108 millones de pesos para estímulos a servidores públicos de mando, así como más de 59 millones de pesos para estímulos a personal de confianza. Otros 31 millones para remuneraciones adicionales y especiales.

A finales de julio y principios de este mes se liquidó a mil 400 asesores y personal que laboraba al servicio de los senadores salientes y en días recientes a 250 funcionarios de nivel medio y empleados que cobraban por honorarios.

La pretensión del grupo de Morena es reducir la gruesa plantilla de funcionarios que hasta antes del recorte era de 458, misma que fue creciendo en las pasadas legislaturas, pues incluso se crearon plazas para amigos y familiares de los presidentes en turno del Senado, muchos de ellos aviadores.

Ha habido casos como el del titular de Servicios Médicos, Juan Francisco Omaña Villa, quien lleva más de cuatro legislaturas en ese cargo y ha sido liquidado en dos ocasiones, pero recontratado de inmediato. El 31 de agosto de 2011 el Senado le otorgó 5 millones de pesos como indemnización por su baja, pero se le volvió a contratar días después, el 8 de septiembre de ese año, en el mismo cargo.

Hay duplicidad de funciones, jefes sin trabajadores a cargo y personal que nadie conoce, porque poco se presenta a laborar, como es el caso de la responsable de síntesis en el área de comunicación social.

Hay una dirección de imagen y contenidos y dos subdirecciones: una de imagen y otra de contenido. El coordinador de Morena, Ricardo Monreal, y el próximo presidente del Senado, Martí Batres, anunciaron que se acabarán los excesos y las plazas que no sean necesarias serán canceladas.
Vía: noticiaszmg.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario