Seis indígenas de la localidad de San Pedro Tlanixco, en el Estado de México, fueron sentenciados a 50 años de prisión.

Su delito: reclamar la propiedad del agua para su comunidad, la que fue entregada por la Comisión Nacional del Agua (CNA) a un grupo de empresas dedicadas a la producción de flores.



“Los seis indígenas sentenciados se encuentran recluidos en prisión desde hace 15 años, bajo la acusación falsa de haber dado muerte a un empresario de origen español, cuyas causas de muerte no han sido investigadas plenamente”, informó a Reporte Índigo José Antonio Lara, director del Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero”.

Los sentenciados también son los recipiendarios del Premio Nacional de Derechos Humanos “Sergio Méndez Arceo”, en su versión 2018 en la categoría grupal, con lo que se reconoce su labor como defensores de derechos humanos, mismos que apenas el día de ayer pudieron hacer, a través de su representación legal, la impugnación a la sentencia condenatoria.



La sentencia de 50 años de prisión, aunque fue dictada desde noviembre del año pasado, apenas se pudo impugnar porque hasta ahora es que el juzgado primero de primera en materia penal pudo notificar a los familiares de la víctima sobre la sentencia dictada, impugnación que ya quedo asentada en la toca 113/2018.

“Este sentencia es una muestra más de la forma en que en México se criminaliza a los defensores de la tierra”, explico el abogado José Antonio Lara Luque, quien argumentó que tras 15 años de proceso “el juez determinó que los seis indígenas de San Pedro Tlanixco son responsables de un homicidio que no cometieron, fincando su decisión en testigos a modo que fueron aleccionados por la Procuraduría de Justicia del Estado de México”.

Los acusados del homicidio del empresario español Alejandro Isaak Basso son Teófilo Pérez González, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Mireles, Marco Antonio Pérez González, Lorenzo Sánchez Berriozábal y Dominga González Martínez, quienes fueron considerados culpables por el delito de homicidio calificado por el juez Maximiliano Vásquez Castañeda en la sentencia dictada el pasado 27 de noviembre del 2017.

De acuerdo a lo señalado en el expediente penal 32/2013, los imputados fueron acusados de haber dado muerte a Alejandro Isaak Basso, luego que este, como parte de la Asociación de Floricultores de Villa Guerrero, ingresó al territorio de Tlanixco sin autorización del pueblo nahua, para acusar a esa población.

En un momento determinado del 1 de abril del 2003, en medio de una trifulca alguien empujó al empresario a un barranco, en donde perdió la vida, hechos de los que fueron responsabilizados los defensores del movimiento colectivo de defensa del agua, los que desde hacía años venían reclamando la propiedad del agua del río Texcaltengo, la fue concesionada para el riego de las agroindustria de flores.
Fuente: Reporte Índigo

Gracias a la majestuosa justicia, 6 indígenas encarcelados por 50 AÑOS por defender el agua en México.



Seis indígenas de la localidad de San Pedro Tlanixco, en el Estado de México, fueron sentenciados a 50 años de prisión.

Su delito: reclamar la propiedad del agua para su comunidad, la que fue entregada por la Comisión Nacional del Agua (CNA) a un grupo de empresas dedicadas a la producción de flores.



“Los seis indígenas sentenciados se encuentran recluidos en prisión desde hace 15 años, bajo la acusación falsa de haber dado muerte a un empresario de origen español, cuyas causas de muerte no han sido investigadas plenamente”, informó a Reporte Índigo José Antonio Lara, director del Centro de Derechos Humanos “Zeferino Ladrillero”.

Los sentenciados también son los recipiendarios del Premio Nacional de Derechos Humanos “Sergio Méndez Arceo”, en su versión 2018 en la categoría grupal, con lo que se reconoce su labor como defensores de derechos humanos, mismos que apenas el día de ayer pudieron hacer, a través de su representación legal, la impugnación a la sentencia condenatoria.



La sentencia de 50 años de prisión, aunque fue dictada desde noviembre del año pasado, apenas se pudo impugnar porque hasta ahora es que el juzgado primero de primera en materia penal pudo notificar a los familiares de la víctima sobre la sentencia dictada, impugnación que ya quedo asentada en la toca 113/2018.

“Este sentencia es una muestra más de la forma en que en México se criminaliza a los defensores de la tierra”, explico el abogado José Antonio Lara Luque, quien argumentó que tras 15 años de proceso “el juez determinó que los seis indígenas de San Pedro Tlanixco son responsables de un homicidio que no cometieron, fincando su decisión en testigos a modo que fueron aleccionados por la Procuraduría de Justicia del Estado de México”.

Los acusados del homicidio del empresario español Alejandro Isaak Basso son Teófilo Pérez González, Pedro Sánchez Berriozábal, Rómulo Arias Mireles, Marco Antonio Pérez González, Lorenzo Sánchez Berriozábal y Dominga González Martínez, quienes fueron considerados culpables por el delito de homicidio calificado por el juez Maximiliano Vásquez Castañeda en la sentencia dictada el pasado 27 de noviembre del 2017.

De acuerdo a lo señalado en el expediente penal 32/2013, los imputados fueron acusados de haber dado muerte a Alejandro Isaak Basso, luego que este, como parte de la Asociación de Floricultores de Villa Guerrero, ingresó al territorio de Tlanixco sin autorización del pueblo nahua, para acusar a esa población.

En un momento determinado del 1 de abril del 2003, en medio de una trifulca alguien empujó al empresario a un barranco, en donde perdió la vida, hechos de los que fueron responsabilizados los defensores del movimiento colectivo de defensa del agua, los que desde hacía años venían reclamando la propiedad del agua del río Texcaltengo, la fue concesionada para el riego de las agroindustria de flores.
Fuente: Reporte Índigo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario