Los empujones por conseguir una pantalla a un costo ridículo son ya, una imagen lejana, la normalidad parece volver a Walmart Toreo, Estado de México. Sin embargo, esa naturalidad trajo consigo hermetismo casi sepulcral.

Nadie sabe—o eso dicen—qué pasó con el trabajador que erró en la separación de la cifra, aunque se especula que tendrá que pagar la diferencia que supera el millón y medio de pesos.



“Creo que va a tener que pagar la diferencia—dice casi en susurro un trabajador de chaleco azul— pero la verdad no sé, no me consta nada”, agrega en un intento de lavar sus palabras iniciales y continua con el acomodo de artículos.

Aquel inicio de Buen Fin pantallas 4K de 55 pulgadas un error terminó rematando al menos 200 unidades en mil 999 pesos cuando el precio real era 10 mil 999 pesos y que los propios clientes bajaron de los anaqueles y repartían entre los eufóricos compradores que aferrados a las cajas llegaban a pelear entre dos o tres clientes más.



A menos de una semana esos clientes ya no están en electrodomésticos, en donde los grandes números de los precios están perfectamente escritos, aparentemente no habrá más errores.

Aquel incidente el trabajador tendrá que trabajar al menos 55 años para poder pagar su deuda. Suponiendo que perciba el salario mínimo que para 2018 ascendió a dos mil 686 pesos al mes, el trabajador tendrá que destinarlo de manera integra para saldar el montó que suma un millón 800 mil pesos. Mientras que el resto de los trabajadores parece que tienen instrucciones de dar la misma respuesta: “no sé”

“¿Qué pasó con el chico de las pantallas?”, se le pregunta a un joven de camisa color claro, “no sé” es contundente su respuesta, “¿sabes si tendrá que pagar la diferencia?”, se le vuelve a preguntar “no es que no sé, esa es información interna. Le puedo hablar a gerencia si quieres para que te den información”, concluye ante la insistencia.

Personal de la gerencia afirman no poder dar información sin una autorización previa del corporativo “no nos regimos como tienda sino como corporativo”, asegura Alejandra Martínez “tienes que mandar un correo al área de publicidad para que ellos nos manden un documento con los datos de quienes van a venir, cuál es tema y nosotros con todo gusto los atendemos”, finaliza.

Pese a que en la página del corporativo ofrece cinco maneras distintas de ponerse en comunicación con ellos, y este portal intentó establecer contacto con ellos los sitios son marcados como inseguros.

Walmart obliga a pagar a empleado todas las pantallas que les puso mal el precio en el "Buen Fin"



Los empujones por conseguir una pantalla a un costo ridículo son ya, una imagen lejana, la normalidad parece volver a Walmart Toreo, Estado de México. Sin embargo, esa naturalidad trajo consigo hermetismo casi sepulcral.

Nadie sabe—o eso dicen—qué pasó con el trabajador que erró en la separación de la cifra, aunque se especula que tendrá que pagar la diferencia que supera el millón y medio de pesos.



“Creo que va a tener que pagar la diferencia—dice casi en susurro un trabajador de chaleco azul— pero la verdad no sé, no me consta nada”, agrega en un intento de lavar sus palabras iniciales y continua con el acomodo de artículos.

Aquel inicio de Buen Fin pantallas 4K de 55 pulgadas un error terminó rematando al menos 200 unidades en mil 999 pesos cuando el precio real era 10 mil 999 pesos y que los propios clientes bajaron de los anaqueles y repartían entre los eufóricos compradores que aferrados a las cajas llegaban a pelear entre dos o tres clientes más.



A menos de una semana esos clientes ya no están en electrodomésticos, en donde los grandes números de los precios están perfectamente escritos, aparentemente no habrá más errores.

Aquel incidente el trabajador tendrá que trabajar al menos 55 años para poder pagar su deuda. Suponiendo que perciba el salario mínimo que para 2018 ascendió a dos mil 686 pesos al mes, el trabajador tendrá que destinarlo de manera integra para saldar el montó que suma un millón 800 mil pesos. Mientras que el resto de los trabajadores parece que tienen instrucciones de dar la misma respuesta: “no sé”

“¿Qué pasó con el chico de las pantallas?”, se le pregunta a un joven de camisa color claro, “no sé” es contundente su respuesta, “¿sabes si tendrá que pagar la diferencia?”, se le vuelve a preguntar “no es que no sé, esa es información interna. Le puedo hablar a gerencia si quieres para que te den información”, concluye ante la insistencia.

Personal de la gerencia afirman no poder dar información sin una autorización previa del corporativo “no nos regimos como tienda sino como corporativo”, asegura Alejandra Martínez “tienes que mandar un correo al área de publicidad para que ellos nos manden un documento con los datos de quienes van a venir, cuál es tema y nosotros con todo gusto los atendemos”, finaliza.

Pese a que en la página del corporativo ofrece cinco maneras distintas de ponerse en comunicación con ellos, y este portal intentó establecer contacto con ellos los sitios son marcados como inseguros.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario