Pequeños bustos del presidente Donald Trump han aparecido en días recientes en parques y calles de New York. Las esculturas, que invitan a los perros a orinar sobre ellas, forman parte de una instalación de “humor político” creada por artistas locales.

El artista neoyorquino Gable Brann explicó que las piezas fueron creadas como una forma de protesta humorística contra Trump y para enseñar a los perros a orinar en lugares adecuados.



Los bustos, esparcidos por todo el barrio neoyorkino de Park Slope, tienen la inscripción “Pee on me” (Oríname) y están colocados sobre un parche de césped, rociado con un producto que “adiestra” a los perros a orinar.

Gable, director de una compañía artístico-publicitaria (Porcupine Armadillo), ironizó al respecto: “Es un servicio público. Como dueño de un perro, entiendo a la gente que se molesta cuando las mascotas orinan sus jardines. Los perros necesitan lugares positivos para orinar”.



"Siempre me ha encantado el humor político", dijo Gable a la filial local de NBC, y agregó que, con la administración actual, "la gente necesita algunas risas buenas para sobrevivir".
Cabe mencionar que Gable pretende colocar más estatuas como estas en Manhattan con el fin de que más personas desahoguen su frustración contra el presidente.
Con información de Mientras tanto México. 

Colocan estatuas de Trump en parques y calles para que los perros orinen en ellas.


Pequeños bustos del presidente Donald Trump han aparecido en días recientes en parques y calles de New York. Las esculturas, que invitan a los perros a orinar sobre ellas, forman parte de una instalación de “humor político” creada por artistas locales.

El artista neoyorquino Gable Brann explicó que las piezas fueron creadas como una forma de protesta humorística contra Trump y para enseñar a los perros a orinar en lugares adecuados.



Los bustos, esparcidos por todo el barrio neoyorkino de Park Slope, tienen la inscripción “Pee on me” (Oríname) y están colocados sobre un parche de césped, rociado con un producto que “adiestra” a los perros a orinar.

Gable, director de una compañía artístico-publicitaria (Porcupine Armadillo), ironizó al respecto: “Es un servicio público. Como dueño de un perro, entiendo a la gente que se molesta cuando las mascotas orinan sus jardines. Los perros necesitan lugares positivos para orinar”.



"Siempre me ha encantado el humor político", dijo Gable a la filial local de NBC, y agregó que, con la administración actual, "la gente necesita algunas risas buenas para sobrevivir".
Cabe mencionar que Gable pretende colocar más estatuas como estas en Manhattan con el fin de que más personas desahoguen su frustración contra el presidente.
Con información de Mientras tanto México. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario