“Va haber justicia”, fue la respuesta que dio el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a un grupo de personas que lo abordaron a su salida del hotel Crowne Plaza -con destino a la colocación de la primera piedra de la refinería en Dos Bocas-, en donde le externaron que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) les está robando.



Previo a la salida del presidente México en el hotel donde ese hospedó durante la noche, el grupo de inconformes ya lo esperaban desde las 7:00 horas. Allí se encontraba Mario Humberto Romo Talbot, un ex empleado de Petróleos Mexicanos. Comentó que en 1996 obtuvo un crédito de vivienda con Infonavit, de 120 mil pesos, y a la fecha ha pagado dos veces el monto inicial pero no baja de los 600 mil pesos. No puede pagarlo, menos ahora que tiene un salario menor como auto-empleado. 



“He pagado dos veces mi capital y el monto no baja de seiscientos mil. Y así estamos todos a nivel nacional. Lo que queremos que los intereses se vayan al capital. Ahorita nada más estamos siete personas, porque no quisimos traer más gente”, dijo en compañía de sus demás compañeros.

El presidente de México, Andrés Manuel  López Obrador, salió justamente a las 8:00 horas del hotel donde se hospedó. Afuera le esperaban maestras de la escuela particular Limbano Blandín del municipio Macuspana, quienes se quejaron de que sus patrones no le brindan seguro ni salario puntual.

También le esperaban habitantes de la Villa Tepetitán, en Macuspana; personas desempleadas (que le entregaban documentos para ser contratados), así como funcionarios estatales y federales. 

Mientras por un lado las personas se quejaban del desempleo y cobros excesivos, en ese mismo lugar, dos guitarristas le cantaban: “Que viva la democracia. Ya llegó la transformación”. 

Abordo de la camioneta en compañía del gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López, el chofer de la unidad avanzaba lento. Obrador trató de escuchar al mayor número de personas. Minutos más tarde, se dirigió al municipio de Paraíso, donde colocará la primera piedra de la refinería en Dos Bocas.

Promete AMLO justicia y freno a los abusivos cobros del INFONAVIT



“Va haber justicia”, fue la respuesta que dio el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), a un grupo de personas que lo abordaron a su salida del hotel Crowne Plaza -con destino a la colocación de la primera piedra de la refinería en Dos Bocas-, en donde le externaron que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) les está robando.



Previo a la salida del presidente México en el hotel donde ese hospedó durante la noche, el grupo de inconformes ya lo esperaban desde las 7:00 horas. Allí se encontraba Mario Humberto Romo Talbot, un ex empleado de Petróleos Mexicanos. Comentó que en 1996 obtuvo un crédito de vivienda con Infonavit, de 120 mil pesos, y a la fecha ha pagado dos veces el monto inicial pero no baja de los 600 mil pesos. No puede pagarlo, menos ahora que tiene un salario menor como auto-empleado. 



“He pagado dos veces mi capital y el monto no baja de seiscientos mil. Y así estamos todos a nivel nacional. Lo que queremos que los intereses se vayan al capital. Ahorita nada más estamos siete personas, porque no quisimos traer más gente”, dijo en compañía de sus demás compañeros.

El presidente de México, Andrés Manuel  López Obrador, salió justamente a las 8:00 horas del hotel donde se hospedó. Afuera le esperaban maestras de la escuela particular Limbano Blandín del municipio Macuspana, quienes se quejaron de que sus patrones no le brindan seguro ni salario puntual.

También le esperaban habitantes de la Villa Tepetitán, en Macuspana; personas desempleadas (que le entregaban documentos para ser contratados), así como funcionarios estatales y federales. 

Mientras por un lado las personas se quejaban del desempleo y cobros excesivos, en ese mismo lugar, dos guitarristas le cantaban: “Que viva la democracia. Ya llegó la transformación”. 

Abordo de la camioneta en compañía del gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López, el chofer de la unidad avanzaba lento. Obrador trató de escuchar al mayor número de personas. Minutos más tarde, se dirigió al municipio de Paraíso, donde colocará la primera piedra de la refinería en Dos Bocas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario