Recientemente se reportó que el huachicoleo ya alcanzó a la turbosina, la cual abastece a los aviones y helicópteros, principalmente de empresas privadas, mismas que ya revelaron el caso, al igual que algunos aeropuertos estatales, de acuerdo a información publicada en El Universal. Al parecer, esto apenas está comenzando.



Antes de que López Obrador lanzara su plan para combatir al huachicoleo, ya se registraba un promedio de 700 mil litros de turbosina robada diariamente… ¡700 mil litros! Y todos ellos, principalmente de los ductos de Pemex, ductos que son cuidados día y noche por elementos de la Fuerza Aérea Mexicana.



La operación era la siguiente: empresas privadas compraban la turbosina robada y se detectó, incluso, que en aeropuertos estatales se usaba ese combustible ilegal, a excepción de la red de alimentación de combustibles de aviación, misma que abastece al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y eso, porque está blindada, que si no…

La pérdida por la ordeña de ductos de gasolina siempre supone pérdidas millonarias y el robo de hidrosina no es tampoco una de miles de pesos, sino de millones. Previo a que Andrés Manuel López Obrador iniciara en diciembre pasado el combate en contra de esta práctica ilegal, el robo de turbosina significaba, en promedio, una pérdida de hasta 13 millones 42 mil pesos diarios… ¡Diarios!

Elementos de la Marina y del Ejército lograron detener el robo a los ductos de turbosina el 21 de diciembre, un día después del arranque de la estrategia de AMLO contra el huachicoleo; los ductos que operaban con turbosina legal alcanzaban en ventas los 13 millones de litros diarios y después de la estrategia, se elevaron a 15 millones de litros vendidos diariamente.

En noviembre del año anterior, se vendieron 14 millones de litros de turbosina diario. El costo del litro está en 18.63 pesos, por lo que había ventas de hasta más de 260 millones 820 mil pesos diarios.
Con información de news.culturacolectiva.com, El Universal y El GRAFICO

También descubren huachicoleo en la aviación, empresas compraban turbosina robada…


Recientemente se reportó que el huachicoleo ya alcanzó a la turbosina, la cual abastece a los aviones y helicópteros, principalmente de empresas privadas, mismas que ya revelaron el caso, al igual que algunos aeropuertos estatales, de acuerdo a información publicada en El Universal. Al parecer, esto apenas está comenzando.



Antes de que López Obrador lanzara su plan para combatir al huachicoleo, ya se registraba un promedio de 700 mil litros de turbosina robada diariamente… ¡700 mil litros! Y todos ellos, principalmente de los ductos de Pemex, ductos que son cuidados día y noche por elementos de la Fuerza Aérea Mexicana.



La operación era la siguiente: empresas privadas compraban la turbosina robada y se detectó, incluso, que en aeropuertos estatales se usaba ese combustible ilegal, a excepción de la red de alimentación de combustibles de aviación, misma que abastece al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y eso, porque está blindada, que si no…

La pérdida por la ordeña de ductos de gasolina siempre supone pérdidas millonarias y el robo de hidrosina no es tampoco una de miles de pesos, sino de millones. Previo a que Andrés Manuel López Obrador iniciara en diciembre pasado el combate en contra de esta práctica ilegal, el robo de turbosina significaba, en promedio, una pérdida de hasta 13 millones 42 mil pesos diarios… ¡Diarios!

Elementos de la Marina y del Ejército lograron detener el robo a los ductos de turbosina el 21 de diciembre, un día después del arranque de la estrategia de AMLO contra el huachicoleo; los ductos que operaban con turbosina legal alcanzaban en ventas los 13 millones de litros diarios y después de la estrategia, se elevaron a 15 millones de litros vendidos diariamente.

En noviembre del año anterior, se vendieron 14 millones de litros de turbosina diario. El costo del litro está en 18.63 pesos, por lo que había ventas de hasta más de 260 millones 820 mil pesos diarios.
Con información de news.culturacolectiva.com, El Universal y El GRAFICO

No hay comentarios.:

Publicar un comentario