TEGUCIGALPA, HONDURAS.- A los 15 años de edad y teniendo en cuenta los peligros permanentes de la ciudad, el lugar más seguro para un menor debería de ser su casa. Ese no fue el caso de Merlin Joel Martínez, un menor de 15 años que a su corta edad disfrutaba de una fiesta en una casa ajena a la suya, en el sector F de la colonia Los Pinos.



Eran aproximadamente las 2:00 de la mañana, el baile estaba en su mejor punto, de repente varios sujetos irrumpieron la celebración y comenzaron a disparar en contra de Merlin Joel y de un amigo suyo identificado como Aslim Samir Romero González, de 18 años.

La histeria se apoderó de los demás jovencitos que habían asistido a dicha fiesta y comenzaron a correr en distintas direcciones para evitar ser alcanzados por las balas. Mientras tanto los dos amigos yacían tirados en el suelo, pero aún con vida.



Ambos fueron trasladados en un vehículo particular a las emergencias del Hospital Escuela, pero al cabo de unos minutos los dos adolescentes expiraron debido a la gravedad de las heridas. Merlin Joel recibió dos disparos, uno en el pecho y otro en el abdomen, según contaron sus familiares, mientras que a Aslim Samir le propinaron disparos en la cabeza y otras partes del cuerpo.

La familia estaba dormida “Nosotros estábamos dormidos cuando de repente nos llegaron a avisar que lo habían herido”, contó la mamá, de quien nos reservamos su nombre. “Él estaba en una fiesta con unos amigos y yo creí que iba a regresar temprano, pero nunca llegó a la casa”, recordó la madre de Merlin Joel.

Las autoridades investigan si el ataque habría sido cometido por integrantes de pandillas que pululan en esa zona de la ciudad. Amigos de los dos fallecidos que llegaron hasta la morgue del Ministerio Público aseguraron desconocer quiénes habían perpetrado el violento tiroteo, ya que no distinguieron los rostros de los hombres que dispararon.

El joven Aslim Samir era residente en la colonia Los Pinos, pero era originario de Salamá, en el departamento de Olancho, hasta donde sería llevado para darle cristiana sepultura. El cuerpo de Merlin Joel no pudo ser retirado por sus familiares ya que por ser menor de edad deben hacer un proceso diferente de identificación que incluye la práctica de un análisis dental, pero ayer no había un odontólogo forense que cumpliera con esa labor.
Fuente: El Heraldo

Matan a menor de 15 años y a su amigo en Los Pinos


TEGUCIGALPA, HONDURAS.- A los 15 años de edad y teniendo en cuenta los peligros permanentes de la ciudad, el lugar más seguro para un menor debería de ser su casa. Ese no fue el caso de Merlin Joel Martínez, un menor de 15 años que a su corta edad disfrutaba de una fiesta en una casa ajena a la suya, en el sector F de la colonia Los Pinos.



Eran aproximadamente las 2:00 de la mañana, el baile estaba en su mejor punto, de repente varios sujetos irrumpieron la celebración y comenzaron a disparar en contra de Merlin Joel y de un amigo suyo identificado como Aslim Samir Romero González, de 18 años.

La histeria se apoderó de los demás jovencitos que habían asistido a dicha fiesta y comenzaron a correr en distintas direcciones para evitar ser alcanzados por las balas. Mientras tanto los dos amigos yacían tirados en el suelo, pero aún con vida.



Ambos fueron trasladados en un vehículo particular a las emergencias del Hospital Escuela, pero al cabo de unos minutos los dos adolescentes expiraron debido a la gravedad de las heridas. Merlin Joel recibió dos disparos, uno en el pecho y otro en el abdomen, según contaron sus familiares, mientras que a Aslim Samir le propinaron disparos en la cabeza y otras partes del cuerpo.

La familia estaba dormida “Nosotros estábamos dormidos cuando de repente nos llegaron a avisar que lo habían herido”, contó la mamá, de quien nos reservamos su nombre. “Él estaba en una fiesta con unos amigos y yo creí que iba a regresar temprano, pero nunca llegó a la casa”, recordó la madre de Merlin Joel.

Las autoridades investigan si el ataque habría sido cometido por integrantes de pandillas que pululan en esa zona de la ciudad. Amigos de los dos fallecidos que llegaron hasta la morgue del Ministerio Público aseguraron desconocer quiénes habían perpetrado el violento tiroteo, ya que no distinguieron los rostros de los hombres que dispararon.

El joven Aslim Samir era residente en la colonia Los Pinos, pero era originario de Salamá, en el departamento de Olancho, hasta donde sería llevado para darle cristiana sepultura. El cuerpo de Merlin Joel no pudo ser retirado por sus familiares ya que por ser menor de edad deben hacer un proceso diferente de identificación que incluye la práctica de un análisis dental, pero ayer no había un odontólogo forense que cumpliera con esa labor.
Fuente: El Heraldo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario